Diego querido, Dios no avisa la última oportunidad, siquiera a otro dios...

Diego querido, Dios no avisa la última oportunidad, siquiera a otro dios...
Ahora vendrán las horas más difíciles pues los médicos le propondrán una internación sin plazos para que se recupere de su adicción al alcohol y a los hipnóticos. Cuba no es el lugar indicado. Tampoco podrá dirigir por algún tiempo, pero nadie se lo quiere decir porque saben que Maradona se resistirá hasta el escándalo